Brittany Anne Murphy nació en Atlanta en 1977. Con tan solo dos años sus padres se divorciaron y su madre, Sharon, se convirtió en su única referencia y apoyo durante su infancia y adolescencia. Siempre estimulando su creatividad, dejó todo para que su hija se convirtiera en una estrella. “Cuando le pedí a mi mamá que nos mudáramos a California, vendió todo y se mudó aquí para mí… Ella siempre creyó en mí.“, explicaba la propia Brittany.  Nada más llegar a  Los Ángeles ya consiguió su primer papel en Broadway y un rol en una película, Drexell’s Class. Y aunque apareció en varias series de televisión, enamoró a la audiencia con su personaje en Blossom.

Su primera gran aparición en cine fue en la película Fuera de Onda (1995), junto a Alicia Silverstone. La cinta rápidamente se convirtió en todo un producto generacional, el Chicas Malas/Gossip Girl de la época, vaya. Esta radiografía de los adolescentes de los 90 caló tanto en la juventud norteamericana que el rostro de Brit pasó a ser reconocido por todos en un abrir y cerrar de ojos. Como en el filme, donde su personaje se convertía de la noche a la mañana de un patito feo a la más popular del insti, Murphy ya era una pequeña celebridad. Quizá le llegó demasiado pronto, pero ahí estaba.

Fuera de onda © Paramount

Pero a la joven todavía le quedaba mucho por demostrar a nivel dramático, y su gran oportunidad llegó cuatro años después con Inocencia Interrumpida. Aunque las grandes protagonistas de la película, y las que amasaron premios, fueron Winnona Ryder y Angelina Jolie, el rol de Murphy no pasó desapercibido.  Tanto es así que los papeles autodestructivos comenzaron a copar su filmografía. Su rostro bello pero que irradiaba cierta perturbación era requerido para papeles que son todo un caramelo para todo actor que se precie. Las drogas y los trastornos se convirtieron en una de las claves de su carrera, aunque, de momento, fuera solo en la pantalla.

Tras la comedia negra Muérete bonita, le llegó el turno a otro personaje difícil, el de Ni una palabra, con Michael Douglas, donde interepretaba de nuevo a una joven psicológicamente destruida. Fue la novia de Eminem en 8 millas, otro rol conflictivo, al que le seguiría Spun, donde hacia de drogadicta una vez más. Recién casados y Sin City fueron dos de sus últimos trabajos más reconocidos. También probó suerte en la música. Su single, Faster Kill Pussycat, tuvo cierto éxito en las listas de ventas.

Su vida personal siempre fue bastante movidita, como la de los personajes que interpretaba. Tras su sonado idilio con Ashton Kutcher, se comprometió varias veces. Primero con su manager y más tarde con un asistente de producción. Finalmente, se casó con el guionista británico Simon Monjack, con el que vivió hasta el fin de sus días.

Pese a no llegar nunca a ser una estrella de primera linea, Brittany llegó a ser muy solicitada por Hollywood. Pero los estudios se olvidan rápidamente de ti, y este hecho traía de cabeza a la joven, que no podía soportar la idea de volver al anonimato. Murphy arrastraba el trauma del abandono de su padre desde niña, y el trabajo era lo que le hacía continuar a flote. Tal y comentó su viudo en unas polémicas declaraciones: “Todo lo que Brittany quería era hacer películas. Estaba esperando a que llegara el papel que podría revivir su carrera, esperando la llamada de Penny Marshall o Guy Fleder, gente con la que había trabajado antes. Pero en Hollywood, las chicas como Brittany son desechables”.

Sin City © Miramax

Quizá debido al tipo de papeles que hizo a principios de la pasada década, los rumores sobre su abuso de estupefacientes siempre fueron un presente en su vida, pero su familia lo negaba categóricamente y no existen evidencias de que dicha información no sea más que un rumor. También se especuló sobre su extrema delgadez, por lo que muchos medios hablaron de anorexia. Algunos de estos rumores influyeron en su trabajo y, por ejemplo, no fue llamada para dar su voz en la segunda parte de Happy Feet (habiendo estado en la primera), y entonces fue cuando el tema le comenzó a afectar psicológicamente. “Ella estaba destrozada … En Hollywood utilizan a los actores y actrices como si fueran de usar y tirar. Yo soy fuerte y voy contra aquellos que me hacen daño.“, explicaba Monjack.

Durante su última semana de vida, Brittany sufrió fuertes dolores respiratorios y estomacales.  El fatal día – 20 de diciembre de 2009- la joven entró en el baño sobre las 7:30.  Al rato, su madre preocupada por no tener noticias de su hija, entró y la encontró inconsciente  Llamó a Simon, que la introdujo en la bañera para ver si despertaba. La chica vomitó durante un rato, pero seguía sin consciencia.  Cuando llegaron los paramédicos, Murphy había muerto. Tenía 32 años.

El forense dictaminó que la chica había fallecido debido a por una combinación de neumonía, deficiencia de hierro y una múltiple intoxicación de fármacos. No se encontraron drogas ilegales en su hogar. Tras su muerte se descubrió que la joven había redactado un testamento hacía poco tiempo en el que dejaba totalmente fuera a su esposo, de forma intencionada: “Estoy casada con Simon Monjack, a quien intencionadamente dejo fuera de este testamento“, decía el escrito, que abrió bastantes polémicas.

Simon Monjack y Sharon Murphy

Una nueva y oscurísima vuelta de tuerca quedaba por llegar. Seis meses después de la pérdida de Brit, su viudo aparece muerto en el mismo sitio y por las mismas causas que la actriz: neumonía, anemia e intoxicación. Tras esta extraña coincidencia, la policía empezó a investigar y tras sus primeras pesquisas, la figura de la madre de Brittany comenzó a oscurecerse. Pronto se descubrió que había adquirido medicamentos haciéndose pasar por la esposa de Monjack y, más tarde, que suegra y yerno compartían dormitorio tras la pérdida de la actriz.

La señora Murphy apostó por una intoxicación debida a un moho toxico encontrado en la casa. Haberlo respirado durante un largo tiempo, pudo provocar ambas muertes. Pero el hecho de que ella misma, que vivía con ellos, no hubiera sufrido ninguna afección (pese a que, por su edad, era la más proclive a ello) no acababa de fortalecer la premisa.

Ni los análisis realizados en el hogar, ni las pruebas contra la madre de Brittany han sido concluyentes. Aún quedan muchas incógnitas sobre la muerte de la joven: ¿Fue una muerte natural? ¿Murió intoxicada? ¿Estaban liados su madre y su marido? ¿Porqué dejó a su esposo fuera de su testamento y a su madre no? ¿Es la señora Murphy la responsable de ambas muertes?

Desgraciadamente la pérdida de Brittany sigue siendo un gran misterio, pero su talento y los poderosos, y atormentados papeles que nos regaló en vida son incuestionables.

No te pierdas las dos primeras partes de este especial:
River Phoenix
Brad Renfro

Os dejamos con una escena de la última película rodada por Brittany Muprhy, que se terminó hace tan solo unos meses ya que su muerte frenó la posproducción de la cinta:


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Commentario

  1. (@Codecmagazine) (@Codecmagazine) 25 marzo, 2013 at 10:48 - Reply

    La tercera entrega de ‘Vidas Fugaces’ se la hemos dedicado a Brittany Murphy. Su muerte sigue siendo un misterio. http://t.co/K14xPxi93I

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies