Estos tortolitos van a tener que vivir una relación a distancia © CBS
Estos tortolitos van a tener que vivir una relación a distancia © CBS

No es normal que las cadenas estadounidenses en abierto hagan apuestas fuertes durante el verano. Es por esa razón que la audiencia ha premiado a la CBS y el estreno de Under the dome haya conseguido enganchar a 13 millones de espectadores. Además, toda adaptación de una obra de Stephen King (que aquí también ejerce de productor) genera cierta expectación.

La historia os sonará: Un pueblo entero queda cubierto por una cúpula gigante que lo aísla y hace cundir el pánico en toda la población. No, el dejavu que estás sientiendo no es porque se trate de una novela clásica de King (es bastante reciente), sino porque Los Simpson ya imaginaron una realidad así. No es difícil encontrar paralelismos entre esta premisa y la realidad que vivimos. Ponemos la mano en el fuego a que nuestros políticos desearían que una gran cúpula nos dejara aislados de toda la manipulación y corrupción que les gusta llevar a cabo. Convertir nuestro entorno en una ratonera, quedando totalmente a merced de nuestros amos y señores.

El comienzo de esta nueva ficción es realmente trepidante. Tras unos minutos en los que no acabamos de entender qué es exactamente lo que los guionistas nos quieren contar, llega la gran protagonista de la serie: la cúpula. Su entrada es triunfal, cortando a una vaca por la mitad como si una carnicera gigante te vendiera 250 kilos de ternera. Es complicado que un punto de partida tan llamativo no sea aprovechado, y aquí lo es… a medias.

El piloto funciona como un prólogo que pone las bases de lo que veremos en los 12 episodios siguientes, pero no nos llega a meter en el grueso de la historia. Un cliffhanger final funciona como punto de partida para lo que parece será esta primera temporada. Pese a eso sus 40 y poco minutos pasan volando. El capítulo tiene un ritmo que realmente se agradece, y pese a la poca chicha que finamente da, te deja con ganas de volver la semana siguiente.

Los actores (todos secundarios venidos de otras ficciones) funcionan de forma correcta, aunque su actuación no destaca en ningún momento. El problema podría ser que los personajes que interpretan no están del todo bien trazados. Puede que la culpa sea de esta macro-introducción que es el capítulo e iremos conociéndoles mejor a medida que avance la historia. Pero en el peor de los casos estaremos ante unos roles con carisma insuficiente para hacer que el nivel se mantenga. Y ese es uno de las incertidumbres que el piloto ha dejado en un servidor. Pese a su eficacia como presentación, la historia corre el riesgo de perder interés enseguida (como ha sucedido on la terriblemente efectista The Following). Encima se comenta que el libro de King también pierde fuelle con el paso de las páginas. Esperamos que solo sea una previsión ceniza y estemos ante el comienzo de una gran serie de ciencia ficción y suspense.


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies