jj

Es oficial. Un servidor está saturado de Marvel. Que si Cinematic Univers, que si fase 1, 2 o 3, reboots, precuelas, cross-overs, series de televisión que encajan con el universo cinematográfico, sagas independientes producidas por otros estudios, cameos de nuevos superhéroes que tendrán película propia en unos años, escenas inéditas postcréditos que anticipan una nueva fase que replanteará todo lo que conocemos hasta el momento de Marvel… Basta. Yo me bajo aquí.

Disney es experta en exprimir franquicias (la que nos espera en los próximos años con Star Wars también va a ser de órdago). Por eso nos extrañó tanto en un principio la alianza de Marvel con Netflix, canal que cuida al extremo la calidad de sus productos primándola siempre a los beneficios que puedan ofrecer.

Daredevil fue la primera sorpresa positiva, pero lo de Jessica Jones si que no nos lo esperábamos. Por fin la compañía comiquera ha conseguido crear un producto totalmente distinto, innovando por completo en el tratamiento que reciben este tipo de series. Ni capas, ni mallas, ni luchas infinitas ni decorados futuristas de cartón piedra.

Jessica Jones no es una serie de superhéroes, sino un trhiller noir de espías protagonizado por una chica con poderes. Por que lo de menos dentro de su historia es que ella sea fuerte como el acero. Lo que realmente importa es que las tramas están diseñadas con tal precisión y esmero, que el espectador devora episodio tras episodio a una velocidad frenética. Aprovechando que Netflix lo permite, claro.

Pero más allá de sus guiones, la serie no podría funcionar sin la interpretación de Krysten Ritter, eje fundamental sobre el que giran el resto de personajes. Su Jessica atormentada y dolorida, pero leal e implacable, debería proporcionarle algún que otro premio el año que viene.

Entre los secundarios destacan Rachael Taylor, la mejor amiga de Jessica y una Robin en potencia; el temido Bishop de The Good Wife (Mike Colter), que encarna a otro personaje mítico de Marvel, Luke Cage; y, por supuesto, David Tennant, gran villano de la función cuyo poder nos regala los mejores momentos de la serie.

En conclusión, si buscas una serie de superhéroes tradicional, mejor opta por las adaptaciones de DC Comics para The CW. Que ojo, son entretenidísimas dentro de su género. Pero si prefieres una oscurísima historia detectivesca, pásate a Jessica Jones.

Eso sí, desde aquí pedimos a los productores que, debido al giro que toma la serie en su final de temporada, no se pasen en la segunda a las grandes batalles plagadas de efectos especiales. Preferimos a la Jessica Jones que, sin grandes artificios, se debate entre el rencor y la justicia.

PD: Jessica nos regala una discreta pero divertida mención a Los Vengadores. Premio para el que la identifique.


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies