¿Quién no ha soñado alguna vez con ser astronauta? Durante los últimos años hemos visto muchas películas de temática espacial (Stark Trek, Guardianes de la Galaxia, Oblivion), sin embargo, en ellas veíamos el espacio como una mera puesta en escena, no como un personaje más e, incluso, un antagonista. Hacía casi dos décadas que no desfilaban los cosmonautas por las pantallas de cine como en aquellas películas que nos hacían fantasear de pequeños con pisar La Luna o Marte. Las productoras eran conscientes de ello y como resultado: ¡los trajes espaciales vuelven a estar de moda!

martian-gallery20
En los últimos 3 años hemos visto, de la mano de distintos directores, varias historias de astronautas. Unas más centradas en la realidad, otras en un futuro apocalíptico y otras en los efectos especiales. Nos referimos, claro, a Gravity, Interstellar y The Martian. Ninguna de ellas tiene desperdicio y coinciden en muchas cosas, las más obvias son su temática, un elenco de lujo y directores de culto pero ¿cuál de ellas es la mejor?

No hay forma objetiva de evaluar esto, hay muchos aspectos que entrarían en juego y en los que cada una de las películas destacan en uno o varios. ¿Qué determina que una película sea mejor? ¿Contar con el mejor guión, sus efectos especiales, la rigurosidad científica, su capacidad para entretener a los espectadores? o ¿será la que tenga una mejor taquilla?

El fin de semana de estreno todas ellas recopilaron una caja bastante similar rondando los 50 millones dólares. A gran escala, Gravity estaría en cabeza con una cifra de unos 275 millones; el segundo lugar, sería para Interstellar con 188 millones y el tercer lugar para Martian con 186 millones (hay que tener en cuenta que solo lleva un mes en pantalla, por tanto, es seguro que llegue a la segunda posición en breve).

6918121-2013-gravity-movie
No obstante, si quisiéramos regirnos por las cifras este artículo no tendría sentido. Y es más que evidente que una buena taquilla no siempre es sinónimo de mejor película y a la inversa. Analicemos un poco e intentemos no pecar por las normas convencionales del cine.

Los personajes de Bullock y de Damon tienen algo en común. Son astronautas abandonados o aislados que se ven obligados a superar obstáculos para sobrevivir. Difunden un gran mensaje que fomenta el espíritu de lucha americano que tanto les gusta plasmar en sus películas. Por otro lado, aunque encontramos un mensaje parecido en la cinta de McConaughey, esta también pretende dar un aviso sobre las posibles consecuencias que sufrirán nuestros hijos al heredar el planeta que estamos destruyendo.

En cuestión de realidad o fantasía. Gravity es más ciencia que ficción, podría pasar perfectamente por un relato auténtico, una novela de ciencia y no de ficción, simplemente porque se desarrolla en esta época y no desafía o presupone nada novedoso científicamente hablando. Interstellar es más ficción que ciencia, incluye temas actuales pero se acerca a la fantasía en cuanto al viaje por los agujeros negros se refiere. Con The Martian, vemos un equilibrio entre ciencia y ficción muy bien logrados. Incluye hechos que aún están por venir y tecnología de la que aún no disponemos, pero la palabra clave es “aún”. Representa la armonía entre ciencia y ficción porque los problemas a los que se enfrenta el personaje y la resolución de estos es verídica. La tecnología que exhiben y sus hechos no son imposibles, sencillamente es cuestión de tiempo.

En las tres sufrimos una frenética tensión. Aunque en este aspecto destaca, de largo, Cuarón, quien consigue que la agonía no decaiga durante los 91 minutos que dura su filme. El director nos transporta con una fotografía espectacular e increíbles efectos especiales al espacio y nos enseña el silencio espacial como algo tan bello como escalofriante al mismo tiempo. No obstante, y por mucho que nos pese, sus personajes resultan algo insulsos y el guión resulta pesado y aburrido. El público queda encantado con las imágenes que nos regalan pero las reflexiones o mensajes quedan en el olvido.

martian-gallery13-gallery-image

Ridley Scott propone algo más arriesgado y en todo lo que arriesga acierta. La puesta en escena es impecable y visualmente exquisita aunque lo relega a algo más secundario. Cuenta con un guión y personajes que atrapan más y mejor que la anterior. Es rigurosa y equilibrada e incluso didáctica. El público se centra en la penurias del protagonista y disfruta con su determinación y sus resultados, hasta el punto de perdonar el trasfondo de heroísmo americano que tiene.

De la misma forma Nolan es intachable visualmente. Nos plasma lugares teóricos y nunca vistos (agujeros negros, gusanos, galaxias). Esboza un futuro incierto pero probable. Es científicamente verídica hasta que llega a la escena espacio-tiempo e introduce la existencia de ¿extraterrestres? A partir de ahí, sacrifica el rigor científico por fantasía y lo hace de forma acertada. Juega con lo que la ciencia aún no ha sabido explicar y se gana al público. Consigue lo que se supone debe conseguir un buen Blockbuster: acción, aventuras, efectos y buen ritmo y le suma un guión y personajes muy logrados.

ohu4me38sn9loadorxkf

Sin embargo, ¿cuál sería la película perfecta?

Sin la intención de ofender a nadie, nuestra propuesta es la siguiente: para un público gráfico y visual, Gravity por sus evidentes efectos “espaciales” sería la ganadora; para un espectador más realista o científico sería The Martian; y para uno que busca más ficción Interstellar.

Concluyendo y tras todas las argumentaciones anteriores, creemos que la batalla estaría entre Interstellar y The Martian (como dato curioso, ambas cuentan lo presencia de Jessica Chastain y de un Matt Damon nuevamente solo y abandonado).

Finalmente, nos decantamos por dar el primer premio a la cinta con menor taquilla, Interstellar. Nolan consigue con su último trabajo lo que con todos los anteriores: es innovador, nos conquista con sus teorías prácticamente inteligibles como con Origen, renueva el género como con El caballero oscuro y consigue personajes que te seducen y con los que extrañamente te identificas como en El hombre de Acero. Sabemos que muchos pensarán que la ganadora debería ser la recién llegada, The Martian. Ciertamente puede ser la mejor de todas en conjunto (guión, visualmente, personajes, ciencia y ficción). Sin embargo, nuestro criterio tiene que ver con reconocer ese aspecto que ninguna de las otras dos consigue: la fantasía, ese algo especial que nos conquista. ¿Acaso no es lo que realmente buscamos al ver una película en el espacio?

interstellar3


Compartir:

Úrsula Medeiros

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies