'12 años de esclavitud' ¿la película del año?
’12 años de esclavitud’ ¿la película del año?

Ayer se celebró la 71 edición de los Globos de Oro, presentada nuevamente por las divertidísimas Tina Fey (Rockefeller Plaza) y Amy Poehler (Parks and Recreations). Las anfitrionas estuvieron impecables y el público lo agradeció, aunque el palmarés resultó un tanto extraño. Con el anuncio de las nominaciones, esta edición ya prometió ir un poco a su bola, dejando de lado a algunos de los mejor valorados y obviando, por ejemplo, a Homeland, la favorita de las anteriores ediciones (¿realmente alguien pensaba que se atreverían?). Pasamos a analizar los grandes titulares que nos han dejado estos premios que nos dan algunas pistas de cara a los Oscar.

En el apartado cinematográfico, teníamos serias dudas sobre si la prensa se decidiría entre la espectacularidad de Gravity o 12 años de esclavitud, que contaba con la unanimidad de la crítica. Finalmente han optado por el valor seguro, y no hay duda de que la película de Steve McQueen se lo merece, aunque de no haber sido así tampoco nos habría pillado por sorpresa, pues los Globos ya nos demostraron hace tiempo que les gusta más una propuesta llamativa (como vimos, por ejemplo, en el triunfo de Avatar o Expiación hace unos años) que a Bono unas gafas de colores. La Gran Estafa Americana se llevó el galardón similar en la categoría cómica, dejando a la sobresaliente Her con solo un reconocimiento en guión. Al menos se lo tendría que haber llevado Joaquin Phoenix, pero parece que Leonardo Dicaprio quiere seguir amontonando premios para hacerle un zas en toda la boca continuo a los Oscar. La película Dallas Buyers Club ha sido reconocida por sus dos protagonistas: Matthew McConaughey y Jared Leto, demostrando una vez más que en Hollywood si hay dos cosas que gusten son un actor de películas malas reformado y un cambio físico espectacular.

Cate Blanchett con un fondo blue (jasmine).
Cate Blanchett con un fondo blue (jasmine).

En el lado femenino, es La Gran Estafa Americana la que triunfa. Parece que ha gustado que Amy Adams deje de ser tan empalagosa al fin. Jennifer Lawrence repite un año más como mejor actriz de reparto y lo hace de nuevo de la mano de David O. Russell. Oye, que yo también he caído bajo el influjo de esta chica, como todos, ¿pero este amor incondicional no se nos está empezando a ir un poco de las manos? Del resto de categorías, poco que destacar (el galardón a Cate Blanchett era uno de los más cantados de la historia, así como el de Frozen que no tendrá rival en los Oscar por mucho que Miyazaki se retire y la dirección de Cuarón) salvo la denunciable decisión de premiar a la italiana La Gran Belleza (que ojo, no tenemos nada en contra de ella) por encima de la obra cumbre que el cine nos ha dado este año: La vida de Adele. Inexplicable, más todavía si tenemos en cuenta que la cinta francesa no podrá optar a los Oscar (delirios del director).

Los protagonistas de 'Breaking Bad' no necesitan drogas para divertirse.
Los protagonistas de ‘Breaking Bad’ no necesitan drogas para divertirse.

En el apartado televisivo todavía hay más tela que cortar. Lo de Breaking Bad y Bryan Cranston estaba claro, nada que comentar y menos que objetar. Ese Aaron Paul y su yeah bitch al final del discurso resumieron lo que era un reconocimiento totalmente merecido. En el apartado de comedia la gran sorpresa la ha protegonizado Brooklin Nine-Nine. Ni la triunfadora del año pasado, Girls, ni la cansina The Big Bang Theory (sí, se sigue emitiendo) o la amadísima por los Emmys, Modern Family. Premio para la nueva y su actriz principal y se quedan tan panchos. Pero mayor sorpresa, si cabe, ha supuesto la ganadora a mejor actriz dramática. Se trata, sin duda, de la categoría que más elucubraciones había levantado. Julianna Margullies parecía ser la que más se lo merecía (y lo era) pero había encontrado en la maravillosa Tatiana Maslany, y su impresionante don de la multiplicación, un hueso joven y duro de roer. Por si esto fuera poco, en los últimos días las quinielas apuntaban a Kerry Washington como favorita, lo cual hubiera resultado muy cuestionable pues, por muy entretenida que sea Scandal, admitámoslo, nuestra querida Olivia Pope solo tiene dos caras. Pues nada, la prensa especializada se ha quedado con todos y le ha dado el premio a Robin Whright por House of Cards, la pobre no había preparado ni discurso y tuvo que improvisarlo sobre la marcha.

La presentadora Amy Phoeler, el veterano John Voight, Elisabeth Moss, una borrachísima Jaqueline Bisset y Michael Douglas, cierran el palmarés interpretativo. Lo de este último también se sabía desde hacía tiempo, pues el biopic de Liberace, Behind the candelabra, ha elipsado totalmente a la American Horror Story de este año.


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies