Xoel López en su visita a México DF © Borja González Andrés

Tras varios conciertos en México y Argentina, el músico gallego ha retomado su gira por España presentando su disco Atlántico (Esmerarte, 2012), de cuya publicación se cumple hoy, 17 de abril, un año.

Por Borja González Andrés

Emigrante espiritual y viajero de las canciones, Xoel López sonríe cuando se le pregunta de dónde es. Para este coruñés de nacimiento, madrileño de adopción y porteño desde hace casi cuatro años, la identidad es algo que va más allá de las fronteras. Unas fronteras que cruzó a finales de 2008, tras sellar el certificado de defunción de su exitosa etapa como Deluxe, para recorrer vital y musicalmente el continente americano.

Despuntaba entonces una crisis económica que, según se dilataba en el tiempo y se hacía más profunda, ha obligado a miles de españoles a buscarse la vida en otras latitudes. No es el caso de Xoel. “Yo tuve el privilegio de irme no por motivos económicos, sino más por una cuestión de desarrollo artístico y personal. Sé que mucha gente no lo entendió. Ni siquiera yo mismo entiendo aún porqué lo hice. Funciono mucho por intuiciones”.

Por eso tal vez sorprenda que una de sus últimas intuiciones tenga que ver con la opción de abandonar su admirada Buenos Aires y plantearse el regreso a España en los próximos meses. “Hay quien desde fuera puede pensar: ¡este tío va al revés! Y es cierto (risas). Nado a contracorriente como si fuera un salmón, que diría Calamaro. Pero existe algo que va mucho más allá de la geografía o de la situación de un país y que tiene que ver con lo que le sucede a uno mismo”, admite el gallego.

© Borja G. Andrés

Por ahora, lo que sucede con Xoel López es que ha vuelto a los escenarios –mexicanos, argentinos y ahora, de nuevo, españoles– para seguir presentando Atlántico, su última joya en forma de disco y que hoy cumple su primer año. Un álbum “primario, folclórico y también de fusión”, según lo describe él mismo, y al que le pudo dedicar mucho más tiempo que a otros trabajos anteriores.

“Con este disco tuve la oportunidad de hacer algo que no había hecho con Deluxe: tocar las canciones en garitos de Buenos Aires donde no me conocía nadie. Gracias a eso pude interiorizar mucho más los temas antes de publicarlos”. Eso, y la experiencia previa en 2010 con el proyecto coral e intercultural de fusión de sonidos de La Caravana Americana, hizo que la ruptura con el pasado reciente fuera aún más notable.

Pero el haber podido trabajar en Atlántico durante varios años no se ha traducido en un ejercicio de perfección musical a toda costa. Más bien al contrario, la belleza de las doce canciones que componen el disco se basa en una sencillez conceptual, en melodías que esconden matices de diferentes géneros, en el juego y la espontaneidad y, sobre todo, en la ausencia de cualquier “maquillaje”.

“Puedes hacer una cosa súper producida e irreal, que al final la escena de dos tipos con un ukelele en la orilla de una playa de Galicia es lo que acaba llegando a la gente”. Se refiere Xoel a un vídeo en el que aparece interpretando el tema Tierra (¿acaso la mejor canción de toda su discografía?) junto a su amigo Iván Ferreiro. “Esa canción define todo el espíritu de Atlántico. De hecho, creo que fue Iván el que una vez me preguntó si no me entraban ganas de llorar cuando la cantaba”, reconoce Xoel.

Una clase media musical “en peligro”

Durante los años de bonanza económica en España, a comienzos de la década pasada, no sólo se infló la burbuja del ladrillo. La música también vivió su propia explosión especulativa. Los ayuntamientos de pequeñas localidades pagaban decenas de miles de euros para tener en su polideportivo municipal el concierto de la estrella pop del momento. Nacieron festivales faraónicos con la única intención de competir con otros eventos en las mismas fechas, para así robarles cuota de mercado y de público. La megalomanía de muchos jóvenes artistas emergentes se disparaba en la misma proporción que sus cachés…

© Borja G. Andrés

“Era una cosa de locos. Yo nunca manejé cifras millonarias, pero sí he visto a gente cobrar mucho dinero… y realmente no lo valían”, asegura Xoel, quien sin embargo niega una de las máximas que han surgido durante la crisis como si de un dogma de fe se tratara: “No vivimos por encima de nuestras posibilidades. Todos, incluidos los músicos, vivimos de acuerdo a las posibilidades que nos dieron”.

Por encima o por debajo de las posibilidades reales, lo cierto es que el estallido de la burbuja vino a agravar los problemas que, de manera más o menos pública, ya venía arrastrando desde hacía años la industria musical. Sin embargo, mientras las discográficas acumulaban pérdidas y trataban de achicar como podían el agua de un barco a la deriva, florecieron y se consolidaron numerosas bandas y compositores.

“En esos años se creó una clase media musical en España que no existía cuando yo empezaba y que fue un símbolo muy claro del desarrollo de un país”, cuenta Xoel. “Yo siempre fardé mucho de eso, se me llenaba la boca al decir que mucha gente vivía de la música sin ser necesariamente híperconocido. Ahora creo que esa clase media está en peligro, y me da miedo que pueda perderse”, expone con preocupación.

Pero Xoel, que lleva casi cuatro años residiendo en Argentina, no tiene una visión tan fatalista de la crisis que vive España. “Hay mucha gente que lo está pasando realmente mal, lo sé, pero yo vivo en un país donde lo habitual ha sido, y es, vivir en crisis. Y eso me lo recuerdan mucho mis amigos y conocidos allá”, señala, mientras le regala una mirada cómplice a su compañera, la porteña Lola García Garrido.

“Sinceramente, creo que haber vivido en diferentes lugares y haber podido viajar mucho me ha dado una mentalidad mucho más abierta”. Lo dice Xoel López. El viajero de las canciones. Ese hombre de ninguna parte que siempre se está yendo.

(Entrevista concedida a finales de marzo en México, D.F.)

Próximos conciertos de Xoel López en abril: jueves 18 en Cartagena, viernes 19 en Valencia y viernes 26 en Vigo.


Compartir:

admin

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies