Ilustración de José Manuel Hortelano-Pi para la portada de "Verbena"

Planes de verano fue la prometedora presentación de Algora, una fresca propuesta que se consolidó con Galimatías, un LP mucho más abstracto pero capaz de introducirnos en un universo atrapante en letras y sonido. Y ahora llega la esperadísima continuación: Verbena. Este nuevo trabajo significa la entrada del madrileño en El genio equivocado, y todo un paso adelante en su carrera. La era punk ha sido el tema encargado de abrir esta nueva etapa que promete regalarnos temas inolvidables. Hablamos con Víctor Algora sobre sus canciones, sus miedos y la forma en que se enfrenta a sus incomparables composiciones.

Habéis tenido un año movidito, entre cambios de discográfica. ¿Ha sufrido “Verbena” en todo este viaje?

Han sido meses de muchos altibajos, grabando el disco a ratos, sin saber qué es lo que iba a pasar. Cada uno de nosotros tiene su trabajo y no nos dedicamos el cien por cien del tiempo a la música, y eso a veces es complicado. Hacer un disco de esta manera hace que se pierda muchas veces la perspectiva, pero es lo que hay. Nos encantaría dedicarnos a esto en cuerpo y alma, pero tenemos que sobrevivir. Afortunadamente creemos que este es nuestro camino, y eso está por encima de todo. De todas formas, creo que hemos hecho un muy buen disco.

Has conseguido crear algo que pocos músicos logran: un universo propio en tus letras. La pasión, la evasión, la frustración… cuando escuchas una canción de Algora reconoces su autoría al instante. ¿Cómo se llega hasta ahí?

Hombre, eso que dices me enorgullece. Pero no hay una fórmula concreta. Yo creo que se trata de ser muy honesto y de tener la certeza de que el mundo es un lugar lleno de paisajes y situaciones curiosas y bellas, en cada esquina hay una historia sorprendente. Supongo que no tengo miedo de escribir sobre cualquier cosa que me llame la atención, me divierto con las cosas más simples que puedas imaginar, me fascina la gente, y lo triste y oscuro puede estar también lleno de color.

“Verbena” se presenta, aunque sin perder los leit motivs de Algora, mucho más cotidiano y con múltiples referencias culturales. ¿Cuál es la razón de este giro hacia lo habitual?

Me apetecía, por lo menos intentarlo, hablar de historias de una forma más ‘normal’ que en ‘Galimatías’, que reconozco que es un disco a veces abstracto. Aquella abstracción no era del todo consciente, porque yo cuando me pongo a escribir muchas veces no consigo encontrar el final, me recreo y me recreo en las descripciones, y eso en una canción pop puede llegar a ser un problema, me agobiaba mucho porque tenía que descartar frases y por eso en ese disco hay concentrada por fase tanta información. En este álbum he tendido a lo contrario, intentar simplificar para transmitir lo que quería decir. Aunque no sé si lo he conseguido.

Vuestros nuevos singles han aparecido con varios remixes, y tú mismo se los realizas a otros artistas. ¿Crees que es importante que una misma canción pueda tener distintas vidas dependiendo del momento del oyente?

Un remix es una forma de alargar el disfrute de una canción. No sé si es importante, pero es divertido. A mi me encanta escuchar remixes de canciones que me gustan mucho, es un añadido. Y lo mismo me pasa cuando hago remixes (he hecho dos solamente, para Evripidis And His Tragedies y Hazte Lapón) porque es como producir a otra gente, pero con absoluta libertad, como si fuera un tema propio.

¿ Es “La era punk” el primer hit directo de Algora? ¿Creéis que se convertirá en la canción con la que cerraréis los conciertos aunque pasen los años?

El hit de Algora por excelencia siempre ha sido Paraaguas, y quizás Mr High Heels, aunque no sé si es una sensación mía o lo son realmente. Con ‘La era punk’ tuvimos claro desde el principio que sería la canción que presentaría el disco. Creo que es un tema con mucha fuerza y con un significado muy universal. Podría convertirse en un himno a pequeña escala. Para mí lo es.

¿Crees que existe una edad en la que la “Fiesta de despedida” es inevitable?

Existe un momento en el que te levantas y piensas: Mañana podrías estar muerto, así que deja de hacer el gilipollas, y disfruta cada segundo. El miedo es el sentimiento más puro que tiene el ser humano, y ese miedo a todo te va durmiendo…pero algún día mirarás atrás y te darás cuenta de que todo ha sido mentira, y te arrepentirás de no haber hecho las cosas por miedo a equivocarte. Hay que afrontar las cosas con humor y celebrar el dolor como algo curativo.

El sexo es una constante en tus letras y, en ocasiones, aparece de una forma bastante explícita ¿Crees que existe miedo en el pop actual a tratar el sexo de forma directa?

No creo que haya miedo, pero sí es cierto que muchas veces no se trata de una forma bonita y original. Cuando escucho temas que hablan de sexo en castellano a veces noto una necesidad como de transgredir o algo así, no se hace de una forma natural. Pero por fortuna hay grandísimos letristas, sobre todo en el panorama indi, que es donde están los grandes valores de este país.

¿Alguna vez te has mordido la lengua a la hora de escribir una canción?

No, tengo canciones guardadas mucho más pornográficas y desgarradas de lo que he oído por ahí que son mis letras. Creo que estarán en el siguiente álbum, que va a ser muy oscuro y electrónico. También te digo que cuando tenía 20 años, tenía una necesidad de contar cosas de una forma mucho más intransigente y rompedora que ahora, contarlas con esa rabia maravillosa a la que me refiero en ‘La era punk’, y que poco a poco se va calmando. De esto que estoy diciendo van muchas letras de este disco.

¿Te consideras uno de esos chicos que conoces primero por la cabeza y luego por los pies?

No. Soy bastante hermético de primeras. Me encanta la gente, pero me da miedo. No me gusta hablar de mi vida ni de mis sentimientos ni siquiera con la gente más cercana a mi. Soy bastante observador antes de abrir la boca, supongo que porque tengo pánico a que me hagan daño.

¿Cuáles son vuestros planes de verano (2013)?

Preparar el directo, rodar los videoclips y promocionar el disco. Y en otoño darlo todo en los escenarios.


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Commentario

  1. […] Vuelve nuestro querido Algora con un back to basics en toda la regla. No solo por lo cercano de este Breve historia de la luna a sus primeras composiciones, sino porque reinicia su carrera bajo un nuevo alias:  La Evolución del Hombre al Pájaro. […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies