© El Deseo

“Brillante”, escribe Luis Martínez en El Mundo. “Estúpida, grotesca y ridícula”, dice el crítico de El País Carlos Boyero, en uno de los artículos más polémicos de la semana. A los de ABC tampoco les ha gustado, mientras que en Cinemanía hablan de “genialidad”.

Pedro Almodóvar lo ha vuelto a hacer. España se divide desde ayer en dos bandos claramente diferenciados, que si nadie lo remedia acabarán enfrentándose en una encarnizada guerra civil de consecuencias incalculables. O te gusta Los Amantes Pasajeros o la odias. Público y crítica parecen haberse olvidado del término medio y el nuevo film del manchego ha polarizado la opinión pública.

Nosotros ya tenemos la cabeza loca, y vamos a intentar a través de estas líneas descubrir si nos gustó el regreso a la comedia del director español más laureado de las últimas décadas.

¿No hace ni puñetera gracia?

Hombre, no, tampoco es eso. La película te hace reír en numerosas ocasiones, gracias a la vis cómica de los tres actores protagonistas. Los diálogos entre Javier Cámara, Carlos Areces y Raúl Arévalo son lo mejor de una película que quizás haga aguas en todo lo demás. Pero ellos la salvan, vaya que si lo hacen. Sus reflexiones sobre la vida homosexual, el fabuloso baile al ritmo de The Pointer Sisters y las caras de mariquita incrédula del chanante son de lo más fresco y almodovariano.

Arévalo, Areces y Cámara © El Deseo

¿Es demasiado grotesca?

Al contrario. Precisamente lo que echamos en falta en Los Amantes Pasajeros son tramas más sórdidas, exageradas e incluso absurdas. El espectador espera a lo largo de la cinta una explosión que nunca llega. Ya nos habían avisado, es una comedia ligera. El problema es que se pasa de insustancial y sabemos que Pedro puede construir guiones más enrevesados y originales.  Si creas un film sobre gente que folla en un avión debes incluir escenas más jocosas o desenfadadas, y no vemos ni una mísera teta. Almodóvar ha ido edulcorando sus maneras y eso no nos gusta. Arévalo con restos de semen en la comisura de los labios o Silvestre sacándose las pastis del culo no es suficiente, queríamos más.

¿Incluye crítica social?

Algunos de los defensores del film hablan de que contiene altas dosis de crítica social. Humildemente pensamos que no es así. Sí, uno de los pasajeros es un banquero corrupto y se bromea sobre el rey, pero como todo en esta película se queda a medio gas. Da la sensación de que no se han atrevido a ir más allá. Tiene un poquito de todo y mucho de nada. Los fans del manchego, que se cuentan por miles en todo el mundo, saldrán desencantados con una obra que podría haber dado más de sí, habida cuenta de su materia prima.

¿Es la peor película del manchego?

Indudablemente no. Aunque solo sea por la depuración de la imagen y el buen hacer de su impecable reparto. El vestuario de David Delfín o la música del habitual Alberto Iglesias son un rotundo sí. Almodóvar ha hecho lo que le ha apetecido, y en ese sentido hay que respetarlo. Su cuerpo le pedía una película menos profunda y trascendental y eso ha hecho. Ahora le toca acarrear con las consecuencias, aunque seguramente no le preocupe demasiado.

Cecilia Roth © El Deseo

¿Almodóvar no sabe reinventarse?

Quizás no, pero es que no debe hacerlo. Su estilo es el que es, y siempre le ha funcionado. Abusa de los personajes homosexuales y de las mujeres dramáticas e intensas, ¿cuál es el problema? Es su marca identificativa, su mundo particular por el cual ha ganado dos Oscars en Hollywood. Hoy muchos se preguntan si suavizar las formas y olvidarse de su faceta más transgresora puede pasarle factura.

Pero entonces, ¿es mala o es buena?

Todas las críticas que leemos sobre la cinta son extensas divagaciones sobre ella, sin aclarar si merece la pena verla. Lo cierto es que cumple con lo que promete. Sus responsables llevan semanas advirtiendo que no es una creación compleja y repleta de ricos matices. Solo es un producto simpático que te hará reír -no en grandes dosis- y olvidarte de tus dramas diarios. Un trabajo menor que no cumple con las elevadas expectativas, pero que disfrutarás si no te pones demasiado exigente.

Por Alberto Barranco


Compartir:

Alberto Barranco

Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid..

Commentario

  1. […] aunque tampoco ocupa la parte baja. Pero el revulsivo dramático que precisaba el director tras el tropiezo de Los Amantes Pasajeros se le ha ido un poco de las manos. Mucho sufrimiento y poca lágrima que, […]

  2. Almodóvar divide a crítica y público con #LosAmantesPasajeros. Analizamos la nueva peli del manchego. http://t.co/JMXsCzH7as

  3. Mi crítica sobre #LosAmantesPasajeros. Porque no todo es blanco o negro. http://t.co/eFqWNJoRxv

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies