Maps to the Stars

Maps to the stars es lo último del canadiense David Cronenberg. Se trata de una comedia negra sobre Hollywood y la obsesión que tienen las estrellas que trabajan allí en conseguir la fama. Stafford Weiss, interpretado por John Cusack, es un terapeuta de moda que escribe libros de auto ayuda. Su esposa dirige la carrera actoral de su hijo, una joven estrella  recientemente rehabilitado por consumo de droga. Su otra hija acaba de salir de un psiquiátrico y entabla una relación con un chófer que quiere convertirse en guionista, y finalmente,  la principal paciente del terapeuta (Julianne Moore), una actriz que está tras el papel que hizo famosa a su madre años atrás.

Cronenberg sigue la línea marcada en Cosmópolis, y con su sello personal intenta mostrarnos el trasfondo del cine de Hollywood. Para ello juega con el morbo de la comedia negra, explota el sufrimiento de todos y cada uno de los personajes que salen en pantalla hasta límites insospechados para que veamos un Hollywood de libertinaje, drogas y trastornos psicológicos.

David Cronenberg es un director al que nunca le han acompañado los éxitos comerciales, exceptuando alguna película como Una historia de violencia. Es cierto que no se caracteriza por hacer películas comerciales, tampoco es algo que busque ni le influya, aunque  en “Maps to the stars” quizá haya caído en un exceso de narratividad. Muestra las cosas de una manera que no atraen al espectador normal. Quizá la critica la alabe pero para el público de la calle la película se hace cargante, redundando siempre en temas complejos como el mundo de las drogas o los desequilibrios mentales hasta el punto de ser un argumento demasiado forzado.

Lo más destacable son las interpretaciones, entre las que destaca la reciente ganadora del Oscar por Siempre Alice, Julianne Moore, quien lleva a cabo una excelente actuación. Dentro de lo sobrecargado del argumento, y los personajes, Moore consigue una interpretación natural, y osada.  Evan Bird, desconocido para la mayoría del público, es otra de las grandes interpretaciones de la película en su papel de “estrellita” que ha pasado por un periodo de rehabilitación. Por contra, Robert Pattinson, quien prometía ser una de las próximas estrellas de Hollywood, hace un papel aceptable, pero nada más, dejando atrás sus años de éxito con la saga Crepúsculo.

En definitiva, Cronenberg construye una historia retorcida. No se sabe si el objetivo era retratar la realidad de Hollywood o no, pero termina siendo un retrato macabro más que una historia realista.


Compartir:

Dario Marin

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies