Quien con viejos se acuesta...
Quien con viejos se acuesta…

Si a algún cineasta actual se le queda pequeña la etiqueta de enfant terrible ese es Bruce LaBruce. Extremadamente polémico, sus filmes de gore-gay protagonizados por zombies mutilados con hambre de sexo no son, desde luego, para todos los públicos. Por eso cuando supimos que su nuevo proyecto se titulaba Gerontophilia nos hizo pensar en lo peor. Parecía que el director iba a sustituir los muertos hipertrofiados por ancianos más salidos que un balcón.

Pero lo que no esperábamos de ningún modo era que nos presentara su película más “fácil de ver”, e incluso emotiva. Porque sí, sus historias siempre han girado sobre varios valores de peso pero no nos engañemos, costaba vislumbrarlos entre tanta víscera genital. En esta última película los sentimientos se anteponen a la obviedad y sus protagonistas desnudan su alma en muchas más escenas en las que lo hacen corporalmente.

La historia más accesible de la carrera de LaBruce nos presenta a un joven de 18 años que va dando tumbos por la vida a todos los niveles hasta que descubre su pasión por los hombres de edad avanzada. Por ello, el trabajo como voluntario en un centro geríatrico se convierte en toda una aventura para él. Allí conocerá a un octogenario muy enfermo pero repleto de experiencias al cual decidirá ayudar a escapar de allí y del que se enamorará durante la huida. Estamos ante una película luminosa y valiente que no transita por los lugares comunes presentes en la mayoría de películas de esta temática. Y se agradece.

El director da un paso hacia adelante con este trabajo y demuestra que no solo sirve para ser un cineasta incorregible, sino que también puede jugar en la liga del dramatismo más tradicional y así competir en festivales de alfombra roja sin necesidad de centrarse exclusivamente en un circuito cerrado y concreto. No estamos ante una propuesta redonda, eso está claro, pero se trata de un producto muy interesante que nos muestra unas facetas de LaBruce que jamás nos pudiéramos haber imaginado. Igual de reivindicativo que siempre pero mucho menos explícito, habrá que seguir prestando atención a los avances de su filmografía.

Más cine que nunca verás en un cine


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies