Así fue nuestro paso por el NOS Alive 2015

Palco-nos-alive

A estas alturas del año quizás es un poco arriesgado decir que el Nos Alive ha sido probablemente el mejor festival de 2015 (de los que hemos podido asistir, obviamente). Aún queda por delante mitad de la temporada de festivales en verano, por así decirlo, y quedan grandes citas por delante, pero el Nos Alive ha reunido este año varios factores que hacen que sólo pensemos en volver el año que viene.

El Nos Alive de este año ha sido también una confirmación de que los festivales en Portugal son otro rollo. La organización, los servicios que ofrece el festival, el clima de la zona, el entorno, el cartel y el ambiente, hacen de este evento una apuesta segura.

El Nos Alive, contaba también con la conocida como “Sponsor Village” una zona dedicada en mayor parte a los patrocinadores del festival en los que cada uno había montado su nada discreto stand en el que ofrecían a los asistentes opciones tan variadas como las de participar en un megakaraoke retransmitido en pantalla gigante, pruebas de habilidad o de maña, etc, que daban (sobre todo a los más jóvenes) la opción de pasar buenos ratos (además de regalos) incitándoles a llegar incluso mucho antes de que los conciertos comenzaran.

Es inevitable que lo comparemos con los festivales españoles ya que llevamos muchos años asistiendo a ellos pero la verdad es que encontramos muchas diferencias, lo cual no quiere decir que unos sean mejores o peores, sino diferentes.

Una de las diferencias de base es la actitud del público, no fueron pocos los conciertos en los que la gente no paraba de hablar, molestar o de tener una actitud igual a la de uno que está en la cola de la charcutería y era precisamente en conciertos de grupos que supuestamente habían atraído a la mayor parte de los asistentes. Y ojo que no somos de esos “talifanes” que se indignan porque la gente hable en los conciertos, pero a veces llegaba a rozar la falta de respeto tanto al artista como al público.

Si tenemos que hablar de las pegas, quizás una de ellas es la de que en todo el festival la única opción de bebida fuera la cerveza (aparte del típico Licor Beirao), y eso, como español y durante tres días de festival, cansa un poco. En este aspecto si que echamos en falta un poco de variedad. Todo lo contrario que en el tema de la comida. Una extensa variedad de puestos de restauración, muchos de ellos tradicionales, ofrecía la posibilidad a los asistentes de poder reponer fuerzas dentro del recinto a unos precios muy asequibles, además de contar con una gran zona de mesas para uso de los comensales.

Con respecto a lo musical, el primer día nos encontramos con varios nombres muy potentes que hicieron temblar el Palco Nos Stage. Tras la fiestera apertura a manos de The Wombats con su nuevo sonido más enfocado a lo electrónico y los sintetizadores, llegaba el turno de James Bay el cual nos aventuramos a decir que era el causante de la gran masa de público que se había reunido en torno al escenario principal, algo no muy común a esas tempranas horas de la tarde. Era su primera visita al país vecino y supo contentar a todos los que lo esperaban con espectación interactuando además con el público en la última parte de su concierto. Alt-J no defraudaron y ofrecieron un recital impecable con todos sus grandes hits pero los encargados de reventar el festival fueron Muse, cuyo éxito de convocatoria era bastante previsible tras el sold-out de la entrada de día y la afluencia en general que vivió el viernes el festival. Gracias a sus popularísimas canciones y un juego de luces, efectos y proyecciones impresionantes, hicieron vibrar hasta a los más alternativos del lugar.

En el escenario secundario se respiró cierto ambiente de decepción debido a unos Metronomy que no estuvieron suficientemente inspirados (con un alargadísimo final que desesperó hasta a los más fans) y un Flume bastante descafeinado que se perdió entre sus propios hits.

James Blake nos regaló un concierto intenso y emocionante, sin apoyarse en esta ocasión en la parafernalia técnica de la que sí hizo gala en anteriores shows. Eso sí, nunca le perdonaremos que nos dejara huérfanos de Overgrown, uno de sus temas más representativos y mágicos. Future Islands, en cambio, sí nos demostraron de todo  lo que su repertorio es capaz. Samuel T. Herring y sus espamódicos movimientos hicieron bailar a todo el público al son de temazos como Seasons (Waiting on you) o Spirit.

En la última jornada del festival, Sam Smith fue lo que Muse al primer día. Una convocatoria altísima (salvando las distancias, claro) para uno de los nombres más mainstream del cartel. No fue el concierto más brillante ni divertido, pero sí sorprendió por su emotiva desnudez y algunos medleys bastante bien paridos.

Chet Faker abrió majestuosamente su show demostrando su destreza a los teclados. Fue sin duda uno de los que más consiguió poner al público “en pie” a pesar de ser su tercera noche tocando en Lisboa en un intervalo de menos de una semana al cancelar Stromae y tomarle relevo. La verdad que para nosotros fue toda una alegría el cambio.

Después, Azealia Banks se convirtió en una de las grandes sorpresas del festival con una divertidísima puesta en escena y un ritmo endiablado que hizo bailar hasta al más mojigato. Pero el broche de oro vendría de la mano de los siempre efectivos Disclosure, que no solo nos impactaron con sus megahits, sino que también nos dieron algunos adelantos bastante prometedores de su inminente nuevo álbum, Caracal.

Una de las sorpresas que nos encontramos en uno de los huecos que había entre concierto y concierto de nuestra agenda fue la de Cityspark, una banda portuguesa muy easy-listening en la línea de Stereophonics y que nos parecieron bastante interesantes.

Jordi Tobajas / Joaquim Latas


¿Te ha gustado el post?:

0 votes, 0 avg. rating

Tags:
Compartir:

Codec

Commentario

  1. […] el inmenso cartel del Nos Alive, además con estilos para todos los gustos. La edición pasada aquello fue un fiestón y este año los pronósticos no pueden ser mejores porque, además, el festival conmemora su […]

  2. […] ingleses ya nos habían presentados algunos temas: Holding On y Omen, con videoclips distópicos incluidos. Ahora ya puedas escuchar todo el LP. Pero […]

  3. […] cabezas de cartel están claros: Sam Smith, al que ya disfrutamos en el Nos Alive y que dará su único y primer concierto en España, y los siempre eficaces Crystal Fighters. Los […]

  4. […] es que el verano es nuestra estación del año y los festivales nuestro medio. Territorios Sevilla, Nos Alive, Contempopránea, Sonorama Ribera, Paredes de Coura son algunos de a los que hemos podido asistir […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies