Womad, música y cruce de culturas

womad

El Womad que para Cáceres es ya una fiesta propia de la ciudad celebró su vigésimo-sexta edición y volvió a llenar de colores y multiculturalidad la capital mangurrina.

El Womad es un festival cuyo propósito es dar a conocer otras culturas a las cacereñas y cacereños, a las extremeñas y extremeños y a todo el mundo que en estos 4 días pasa por Cáceres.

El jueves se inició el festival con Mundo de las Palabras, una iniciativa que pretende ser un encuentro alrededor de las palabras y fomentar el intercambio cultural.

En la filmoteca de Extremadura hemos podido disfrutar del ciclo de cine Womad con la colaboración de Casa África. Las 3 películas proyectadas han sido: I love Kuduro (2014), The vanished dream (2016) y Casamance (2016). También en la filmoteca y gracias a casa África pudimos disfrutar de la exposición Activismo, que a través de carteles recorre el movimiento de resistencia desarrollado en Sudáfrica a finales de los 70.

El plato fuerte del festival es la música, que pareció verse amenazada por la lluvia, y nos ha traído a grupazos como Orlando Julius and the Heliocentrics (Nigeria). Orlando Julius, uno de los músicos más influyentes de Nigeria, y su afrobeat combinado con el grupo inglés The Heliocentrics nos hicieron bailar con ritmo africano, especial mención a su cantante y bailarina la cual contagió con su ritmazo a toda la plaza mayor. Otra gran actuación fue la de Orkesta Mendoza (Estados Unidos) que con su estilo indie mambo hizo vibrar a la plaza de San Jorge. Desde Irlanda llegó Sharon Shannon con todo su repertorio de instrumentos y desde el Reino Unido The Bran New Heavies que fueron los encargados de cerrar los conciertos de esta edición de Womad.

Como segundo año en la plaza de Santa María estaba el escenario IJEX apoyando a los artistas y grupos extremeños, donde actuaron grupos como K-Tólicos o Kuki Alegre.

Como todos los años también se realizaron los talleres infantiles y talleres de adultos, especial mención al jamaicano Ripton Lindsay y el percusionista ghanés Thomas Annang que nos hicieron bailar y disfrutar en la plaza de San Jorge. Tampoco nos faltaron los puestos de comidas del mundo en la plaza de San Mateo y Las Veletas, y los puestos de artesanía que siempre inundan el paseo de Cánovas.

El domingo acabó esta edición del Womad que ha contado con unos 150.000 asistentes y que nos ha dejado con muchas ganas de más; porque el Womad es uno de esos festivales que te llegan al alma y del que siempre quieres más.

Raquel Burdallo


¿Te ha gustado el post?:

2 votes, 5 avg. rating

Compartir:

Codec

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR