Mamadas en el cine

A esta ninfómana se le cae la baba con su nuevo ligue... o lo que sea.
A esta ninfómana se le cae la baba con su nuevo ligue… o lo que sea.

Resulta curioso que el post más visitado de nuestra revista sea el llamado Pajas de cine. La explicación es muy sencilla: mucha gente ha buscado en Google la mejor forma de masturbarse (o masturbar) en un cine público. No era el objetivo del artículo, pero oye, a todo hay que sacarle la parte positiva: hemos transmitido conciencia cinéfila a toda una generación de pajilleros. Ahora, siguiendo con nuestra vocación  de expandir la cultura del séptimo arte a todos aquellos que jamás verían una película de Lars Von Trier por su propio pie, damos el gran salto al maravilloso mundo de las felaciones.

El sexo oral ha sido muy explotado en las películas, pero solo en unas pocas tiene una relevancia capital. El caso más llamativo es el de The Brown Bunny, donde el póster (censurado en multitud de países) ya hacía referencia a ello con Chlöe Sevigny y Vincent Gallo al lío. Después de mucha palabrería y diálogos que parece que no van hacia ninguna parte, estos actores indies nos regalan una mamada de las que hacen historia. Otro filme que ya desde su cartel nos daba pistas muy explícitas es Ken Park, donde el protagonista le hace un trabajito a una madura muy seductora. La película de Larry Clark (un fijo en nuestros artículos picantones) tiene muchísimas más (y más hardcore) escenas de sexo explícito.

NOTA: Esta escena de The Brown Bunny es MUY explícita. No queremos represalias posteriores.

Siguiendo con las escenas más realistas encontramos dos ejemplos muy recientes. Nymphomaniac es una de esas películas que jamás podrías ver con tus padres, pero es que la escena de la joven protagonista (¡con tan solo 15 años!) mamándosela a un desconocido en el tren es de aquellas que no estás preparado para ver. Lo más dramático de todo es que la zorrilla solo lo hace para que el pobre no aproveche uno de los pocos días de fecundación de su mujer. Una de las películas de 2013, La vida de Adele, nos regaló cunnilungus por un tubo, solo viendo la cara que se le quedaba a la inexperta protagonista nos hacemos una idea de lo intensas que fueron sus prácticas boller.

Tener a Ryan Gosling tan abajo siempre apetece.
Tener a Ryan Gosling tan abajo siempre apetece.

Otra escena lésbica remarcable la protagonizaba la oscarizada (por esa misma película, además) Natalie Portman en Cisne Negro. La bailarina tenía un sueño muy húmedo junto a Mila Kunis (lingus). Más actrices aclamada por la crítica han tenido una escena tórrida de esta índole como Michelle Williams en Blue Valentine o Sharon Stone en la populérrima Instinto Básico. Williams llegó a declarar sobre su mamada: “Como la mujer inmersa en la situación en cuestión, no le encuentro nada de escandaloso, o asqueroso”. ¡Olé tú!

Por si no lo sabías.
Por si no lo sabías.

El cine de temática gay también cuenta con multitud de escenas orales. Una de las más curiosas la protagonizaba Gael García Bernal en el filme de Almodóvar La Mala Educación. Allí, travestido, se metía en la boca un miembro flácido haciendo volar nuestra imaginación con los ruiditos que de tal acción emanaban. Cruzando el atlántico, Ewan McGregor le hacía un apaño a su novio, Jim Carrey, para desahogarse del estrés que supone vivir entre rejas. Aunque el rey del sexo oral gay es, sin duda, Bruce LaBruce. Pero claro, su cine se desdibuja entre el porno y el gore, así que quizá no es el mejor ejemplo. Nos quedamos con un caso mucho más elegante: el que nos dejaba Daniel Radcliffe en la biblioteca de Kill Your Darlings. Aunque la felación la realice una chica, no hay duda de que la escena es de lo más homoerótica pues el objeto de deseo del protagonista le está observando mientras esto sucede.

Cerramos este repaso mamadil con un poquito de humor. Porque en la comedia también hemos visto escenas de sexo como la del inexperto  Thomas Ian Nicholas con Tara Reid en American Pie, las putillas de Torrente (Neus Asensi, Cristina Tárrega y un largo etcétera de mamonas) o la exagerada felación (con surtidor final incluido) de Scary Movie 2.

Y un aviso para guarrillos cybernéticos: cuando os canséis de ver porno echarle un ojo a alguna de estas películas por hacer algo diferente. ¡Veréis qué bien!


¿Te ha gustado el post?:

0 votes, 0 avg. rating

Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR