Lo que nos ha enseñado el cine de Los Ángeles

lala-land

La La Land, el nuevo trabajo del cineasta Damien Chazelle (Whiplash), se acaba de estrenar en el Festival de Venecia con el aplauso unánime de los críticos. Este musical protagonizado por Ryan Gosling y Emma Stone nos muestra un Los Ángeles mágico y colorido, donde todo el mundo persigue sus sueños.

El cine lleva décadas mostrándonos todas las caras de esta ciudad estadounidense: el hogar del séptimo arte. Hollywood nos habla de su casa, aunque no siempre sale bien parada.

Estas son las cosas que tenemos que tener en cuenta si viajamos a la meca del cine:

Los sueños no siempre se cumplen en L.A.

En el planetario de Los Ángeles (escenario al que ha vuelto La La Land) arrancaba Rebelde sin causa, la cinta de John Casavettes, que supuso toda una revolución para la época. Los jóvenes ya no eran mostrados como alegres y despreocupados muchachos, al fin los adolescentes se veían reflejados en una historia de frustración, sufrimiento generacional y, por supuesto, rebeldía. La película no solamente supuso el nacimiento de la leyenda de James Dean sino que también nos mostró una ciudad donde no todo es neón y technicolor.

Si no eres popular, no eres nadie

Antes de Chicas Malas y Gossip Girl, el cine adolescente más petardo ya nos habló sobre la popularidad en el high school. Si este ámbito ya es frívolo per se, se multiplica por 10 si lo trasladamos a Los Ángeles. Fuera de Onda (Clueless) nos enseñó que lo más importante, por encima de todo, era estar siempre en el candelero, objetivo que no pudo cumplir su protagonista Alicia Silverstone en la vida real. Pero suerte aún tuvo Brittany Murphy, primero olvidada y, finalmente, con trágico desenlace. Un éxito sorpresa de taquilla en USA y una cinta teen de culto (aunque en España bastante menos recordada) que nos mostraba la parte más superficial de L.A.

Puedes enamorarte de cualquiera

Pretty Woman nos enseñó que dos personas de mundos totalmente opuestos pueden enamorarse en Los Ángeles. Y 20 años después esta teoría se nos confirmó con una de las historias de amor más surrealistas (pero creíbles) de la historia del cine: la que vive Joaquin Phoenix con Siri (Scarlett Johanson) en Her. Parece ser que esta icónica ciudad te vuelve completamente loco y cupido te acecha de la manera menos predecible posible.

Nada es lo que parece

Por algo el rey del cine más onírico ha elegido Los Ángeles para rodar algunas de sus películas más locas: Mulholland Drive, Carretera perdida e Inland Empire. David Lynch nos llevó a Hollywood para ponernos, una vez más, el cerebro del revés. Otro que es un mago en darle la vuelta a la tortilla y que elige L.A. para contar algunas de sus historias es el nuevo rey midas Christopher Nolan. Hasta Kevin Smith aterrizó allí para rodar su última marcianada: Tusk.

La vida puede ser muy dura

En esta ciudad de California hemos vivido algunos de los momentos más violentos de la historia del cine. Tarantino adora esta zona por lo cruda que puede llegar a ser y allí rodó sus primeras obras maestras. Gracias a él presenciamos orejas cortadas, citas de la Bilblia de los más tensas y azafatas traficantes. También en L.A. Brad Pitt y Edward Norton se dieron de leches, en El Club de la Lucha, y Ellen Page se puso más salvaje que nunca en la durísima Hard Candy. Aunque todas estas cintas son para nenazas al lado de American History X, también con Norton dando caña.

Los Ángeles es la ciudad hipster por excelencia

Los gafapastas se han puesto las botas en L.A. La ciudad ha servido de escenario para películas de culto entre los más hipsters como Drive, Ghost World, Blade Runner y para cineastas considerados los dioses de la cinefilia más exquisita como David Cronenberg (Map to the stars), Sofia Coppola (The Bling Ring) o los ya citados David Lynch y Tarantino. Pero no solo basta con rodar en California para conseguir una cinta indie de libro, también necesitarás una ambientación llamativa y original y una música super underground.

El cine también puede ser una mierda

Ojo, en Los Ángeles también se han rodado truños de manual, porque en la cuna del cine tiene que haber de todo. Aparte de la trilogía Sharknado (clásico instantáneo por otra parte), encontramos bazofias de la talla de Brüno, Drácula negro, Terminator Génesis, Duro de matar o la franquicia al completo de Transformers. La verdad es que nuestra vida hubiera sido muchísimo mejor sin tener que escuchar los metálicos porrazos de Michael Bay. Tampoco podemos olvidarnos de The Canyons, película 100% L.A. protagonizada por una ya bajuna Lindsay Lohan y el actor porno James Deen. Sin lugar a dudas, cinta de visión obligado si quieres ver la cara más decadente de Los Ángeles.


¿Te ha gustado el post?:

1 votes, 2 avg. rating

Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR