Feud, batalla campal en el viejo Hollywood

feud2

Ryan Murphy ha pasado de ser el rey de los guilty pleasures ligeritos a uno de los productores mejor considerados de la televisión estadounidense. Y es que el showrunner de Glee o Scream Queens ha encontrado todo un filón en las series antológicas. Si algo se le podía echar en cara a las producciones de Murphy era que perdían fuelle con el paso de las temporadas pero, gracias al reinicio que permiten este tipo de ficciones, ahora consigue desarrollar todo su potencial creativo sin que sus historias terminen desvariando.

Tras el pelotazo de American Horror Story ( con alguna entrega más floja pero una última temporada bastante estimulante) y el reconocimiento de crítica y público de American Crime Story, ahora llega Feud.

Feud relatará, temporada a temporada, diferentes rivalidades históricas entre personajes conocidos. En esta primera ocasión es el turno de Joan Crawford y Bette Davis, dos actrices cuyo odio era la comidilla en la época dorada de Hollywood.

La acción nos tralada al tumultoso rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane? para arrastrarnos por un relato lleno de envidias y rencores. La ficción está protagonizada por Jessica Lange (habitual de la antología terrorífica de Murphy, que la puso de nuevo en el candelero) y una espectacular Susan Sarandon. Ambas realizan un trabajo impresionante que huele a Globo de Oro desde la primera escena, pero si en el papel de Lange todavía podemos ver algunos de los tics interpretativos de Lange, Sarandon demuestra (si es que todavía tiene que hacerlo) su camaleónico trabajo, metiéndose completamente en el papel (tanto por dentro como por fuera) haciéndonos olvidar que estamos viendo actuar a la protagonista de Thema y Louise.

El punto fuerte de la serie no será en esta ocasión sus giros de trama ni los cliffhangers marca de la casa, sino unos diálogos cargadísimos de veneno entre dos monstruos de la actuación. Pero ojo, que en los secundarios también encontramos al destacable Alfred Molina, interpretando al ambicioso director Robert Aldrich que se ve arrastrado al ojo del huracán por su “brillante” idea de juntar a estos dos incompatibles egos, y una interminable lista de cameos que nos sacarán una sonrisa (Cathrine Zeta Jones o Kathy Bates en el piloto).

Probablemente Feud no sea tan inmediata y entretenida como sus antecesoras pero agradará a los paladares más cinéfilos con una ambientación kitsch y una estética camp, además de reivindicar un mensaje tan extrapolable a la actualidad, como el del ninguneo a las actrices maduras en la industria de los sueños. Es probable que el viejo Hollywood no esté tan lejos.


¿Te ha gustado el post?:

1 votes, 2 avg. rating

Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR