maga-bye

El pasado jueves la banda Maga sorprendía a todos sus seguidores de Facebook con esta triste publicación: “Queridos amigos, después de más de diez años de carrera, ha llegado la hora de que Maga se tome un descanso. Como dijera el viejo compañero Cortázar, ‘No podemos hablar de etapas sin presuponer una meta’. Así que es momento de cerrar esta etapa, de dejar descansar la maquinaria.”

Se han ido (esperamos que no indefinidamente) sin hacer demasiado ruido, como han hecho siempre. Los sevillanos vienen regalándonos canciones desde principios de milenio y, sin llegar a sonar nunca en una radiofórmula (más allá de Radio 3, claro), han conseguido en todo este tiempo reinar una importante parcela de la industria del indie español. Con un público fidelísimo, son ya un grupo de culto que nos ha emocionado en numerosas ocasiones con letras que nunca olvidaremos y que son la banda sonora de instantes de nuestras vidas.

No se nos ocurre mejor forma de despedirles que con algunas de sus mejores composiciones.

Maga es tan frágil que llora migajas de pan,
cuando se secan figuritas de mazapán.
Sus ojos verdes son mermelada para mí,
la cucharilla me servirá de trampolín.

Una piel de Astracán (Bidimensional, 2011)

Y dormíamos tan juntos que amanecíamos siameses,
y medíamos el tiempo en latidos.
Y en tus dedos yo tocaba mis canciones,
dedos de teclas de celesta.
Y tu pulso tamborileaba en mis sienes y muñecas
como diminutas patas de ciempiés.

Diecinueve  (Maga (blanco), 2002)

 Con esos ojitos me haría un paraguas,
que no me lloviera mas que tus miradas
mientras duermas sola en tu cama rala,
que no me despierten sino tus mañanas ..

Celesta (Maga (blanco), 2002)

He tocado las estrellas, me dijiste susurrando
y tenías cicatrices que podían demostrarlo.
Dibújame desnudo con un lápiz de carbón,
y tú me dibujaste vestido de lágrima.

Como nubes a mi té (Maga (blanco), 2002)

No estaré cuando diluya mi eco el agua
pero quedarán el blanco y el naranja
sobre hada sin hache, hache muda y queda, con cincel los tallé.
De mi arrancaste hombres de Giacometti
que corrían por tu pecho más rápido que un adjetivo.

Azul cabeza abajo  (Maga (negro), 2004)

Sé que donde estás no hay mañana,
donde tu estás no existe el sol,
donde tu estás no llega nadie.
Quiero subir y señalar
tu estela en el mapa,
acariciar de nuevo tu huella,
deshacer los nudos dormidos
y así mecer el filo del cielo.

Un lugar encendido (Maga (negro), 2004)

Te noto en las costuras de mis sábanas,
cosiéndote con crujidos de reloj
que me mordisquean como una termita,
y me atan con raíces fuertes y rizadas,
enciclopedia sólo de palabras que te sinoniman.

Crujidos de reloj (Maga (negro), 2004)

Me obsesionan los espejos
desde que perdí una mitad
dentro de uno de ellos.
Esperaba una señal del otro lado,
pero se me adelantó.
Y ahora, ahora la busco en los espejos
y en todos, y en todos me la encuentro,
pero se vuelve a quebrar.

La Otra Mitad (Maga (rojo), 2006)

Y escribiré al dictado de tus parpadeos
la métrica precisa, la música prestada.
Las hojas robadas de tu calendario
son el papel perfecto para inventar recuerdos.

Al Dictado (Maga (rojo), 2006)

Hoy yo no quiero vivir
en la ciudad más triste
que llora por afición.
Y si me dejan huir
descalzo y de puntillas,
que Dios se ha ido a dormir.

Silencio (A la Hora del Sol, 2009)

Hemos llegado hasta aquí,
sabremos antes que nadie
si somos de verdad,
pedazos de algo importante.
Sé lo que voy a pensar
cuando lea esto mañana;
por algo lo escribí,
no me arrepiento de nada.

Harás y romperás (A la Hora del Sol, 2009)

Al llamar a mi puerta una voz dijo: “Ya no vive aquí,
el que buscas ya murió, no es su casa.
Al final del relato lamentó los amigos que perdió,
las peleas que empezó por ver a otros caer”.

Hagamos cuentas (Satie contra Godzilla, 2011).

La inhibición de los sentidos,
esa facultad que me dejé crecer
en un rincón del pecho, en el rincón de un bar.
Se hizo pronto mi mejor papel,
una estrategia de aproximación,
el primer premio por un pésimo guión.

El gran final (Satie contra Godzilla, 2011).

 


Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Commentario

  1. […] noche la abrieron Delacruz, nueva formación liderada por Miguel Rivera de Maga. Con un puntito más estridente pero con el mismo guitarreo pop. Obviamente todo eran estrenos […]

  2. […] quiénes son Delacruz? Pues se trata de la nueva aventura de Miguel Rivera tras despedir Maga (esperemos que no para siempre). Con un puntito más electrónico, la nueva formación se estrenará en la fiesta de Spanish Bombs, […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR