Dark, al final del túnel

dark

Desde que apareció el trailer de la última apuesta fantástica de Netflix las comparaciones con Stranger Things no se hicieron esperar. Tenemos un pueblo con un misterio, un grupo de chavales y una fábrica/central nuclear que parece ser la responsable de todo.

Una vez que comienzas el visionado de Dark te das cuenta de que las semejanzas se quedan ahí. Puede que de vez en cuando la serie nos transporte a los 80, pero la visión que nos ofrece en todo momento difiere de la nostalgia, sumergiéndonos en un mundo mucho más oscuro, crudo  y para nada familiar.

Dark es la primera serie original de Netflix en Alemania y si en Las Chicas del Cable el gigante de streaming explotaba los rasgos comunes del melodrama español, aquí la nacionalidad del producto queda patente en una atmósfera gélida y asfixiante. Es probable que nos cueste empatizar con unos personajes tan fríos e impenetrables, pero no hacen más que potenciar una historia áspera y llena esquinas, donde las posibilidades se multiplican en cada giro de guión.

Baran bo Odar y Jantje Friese, los responsables de este rompecabezas consiguen que cada pieza encaje a la perfección, pero no únicamente en un plano fantástico, sino también en el metafísico y emocional, ya que cada cambio en el espacio temporal tiene consecuencias a todas las escalas.  Seguramente el viaje que proponen sus creadores no sea sencillo. Es más, los primeros episodios (pese a ser brillantes) no dejan un poso de satisfacción completo. Al espectador le cuesta abandonar el aturdimiento inicial, algo confuso entre personajes cuya conexión no está clara y giros en la historia que todavía no sabe si ha entendido. Pero poco a poco va comprendiendo que si sigue la senda que se le plantea, encontrará su recompensa.

A medida que avanzan los episodios, el camino se contrae y se expande al mismo tiempo, dejando al aire algunos de sus mecanismos y haciendo al espectador participe del devenir de la historia. Es difícil preveer lo que ocurrirá más adelante, cuando el libreto ya se ha saltado todas las normas establecidas en los relatos de ficción. Y ese aspecto es el que termina enganchando y, seguramente, el que ha hecho que la serie haya sido un éxito en Estados Unidos, Italia o Brasil, quedando confirmada su segunda temporada a las pocas semanas de estrenarse la primera.

Es probable que haberla vendido como el cruce perfecto entre Stranger Thinhs y The OA no haya sido del todo honesto, pero si la estratagema ha servido para darle alas dentro de la plataforma a nivel internacional y que millones de suscriptores se hayan enganchado a este misterio intergeneracional, bienvenida sea. Ya que todo el mundo debería atreverse a avanzar en este túnel del que conoces la entrada, pero nunca a dónde te llevará.


¿Te ha gustado el post?:

1 votes, 4 avg. rating

Compartir:

Jordi Tobajas

jordi@codecmag.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies